La peor crisis del siglo está preparando el escenario para Bitcoin

Las economías actuales del mundo están sufriendo debido a la pandemia de COVID-19, que ha revelado los principales beneficios de la tecnología descentralizada y las criptomonedas.

La pandemia del COVID-19 ha devastado las economías de los países de todo el mundo y no muestra signos de detenerse. La respuesta abrumadora de los gobiernos mundiales ha sido poner a sus países bajo un cierre total o parcial. Podría decirse que esto ha salvado muchas vidas, pero las consecuencias económicas han sido salvajes. Sólo los Estados Unidos están en camino de ver una tasa de desempleo récord del 30% y una caída sin precedentes del 30% del producto interno bruto. A China, la Unión Europea, Japón y el Reino Unido no les está yendo mucho mejor.

En estos tiempos de incertidumbre, los inversores están naturalmente nerviosos. Después de la caída masiva de marzo, y en medio del aumento del desempleo y el miedo, el mercado de valores ha vuelto a registrar nuevos máximos, en medio de una pandemia. Parece que el pueblo americano y Wall Street viven en universos paralelos, lo que sugiere que la última recuperación podría ser poco más que una burbuja peligrosa.

Cuando esa venta masiva de marzo se extendió al mundo de las criptomonedas y Bitcoin (BTC) descendió posteriormente a los bajos 3.600 dólares, hizo temblar la fe de los que pregonaban la narrativa de refugio seguro de Bitcoin. Sin embargo, en las semanas transcurridas desde entonces, Bitcoin se ha recuperado más rápido que cualquier otro activo. Si la situación macro global empeora, podemos ver más presión a la baja en los precios de Bitcoin a corto plazo. Mientras tanto, la perspectiva a largo plazo para BTC no podría ser más alcista. Aquí está la razón por la que la peor crisis en un siglo está preparando el escenario para Bitcoin.

Expansión cuantitativa infinita

Junto con los cierres, otra medida que ha sido tomada especialmente por las naciones más ricas es tirar dinero al problema del coronavirus. Más de 8 billones de dólares se han gastado a nivel mundial para contrarrestar los efectos – y todavía estamos en la agonía de la crisis. Se está haciendo evidente que 8 billones de dólares no son ni siquiera suficientes. Entonces, ¿cuánto será suficiente y cuán sostenible será?

Ante la caída del PIB, el desempleo récord y muchas empresas obligadas a cerrar sus puertas para siempre, la flexibilización cuantitativa ilimitada pone en peligro incluso a las naciones más ricas.  El riesgo de que las principales monedas mundiales experimenten una hiperinflación aumentará. Aunque es poco probable que los Estados Unidos o el Reino Unido sufran los mismos escenarios de países en desarrollo como Venezuela o Argentina, la incesante impresión de dinero llevará como mínimo a que las monedas se conviertan en una pobre reserva de valor a medida que su poder adquisitivo se erosiona y los ahorristas reciben un rendimiento negativo en un banco.

En el clima actual, la mayoría de la gente común puede no estar pensando en invertir en este momento tanto como en mantener los alimentos en la mesa. Sin embargo, los inversores ricos y experimentados han empezado a ver el potencial de Bitcoin por fin. El infame macroinversor Paul Tudor Jones ha añadido recientemente Bitcoin a su cartera pública, llamándolo «el caballo más rápido». También explicó que lo compraba como cobertura para la inflación que veía venir de toda la impresión de dinero. Eso envía un poderoso mensaje.

Aparte de la breve correlación con el mercado de valores a principios de este año, Bitcoin no tiene ninguna correlación con otros mercados. Los gestores de riesgo entienden la importancia de diversificar una cartera de inversión, especialmente en tiempos como estos, y muchos inversores probablemente seguirán el ejemplo de Tudor Jones.

En contraste, Bitcoin se vuelve más escaso

Casi como si fuera para mostrar la calidad clave de Bitcoin, el halving de Bitcoin redujo la recompensa del bloque para los mineros, lo que significa que a diferencia de Fiat, su suministro bajará. Es un contraste tan marcado que incluso los escépticos tienen que pararse a pensar, o al menos estudiar el valor de poseer un Bitcoin. El estatus de refugio de BTC parece estar recuperando terreno, ya que pretende probar la barrera de los 10.000 dólares una vez más después del halving. A pesar del evento del Jueves Negro y toda la volatilidad, ha mostrado una impresionante recuperación y todavía está en un 35% de crecimiento anual.

De hecho, después de este tercer halving y la reciente euforia por el oro, Bitcoin como «oro digital» tiene más peso ahora que nunca. La demanda de oro hará que su producción aumente, pero, muy pronto, la tasa de inflación de BTC será aún más «dura» que la del oro. Además del precio, los fundamentos se ven bien. La tasa de hash ha bajado un poco después del halving, pero todavía está cerca de los máximos históricos. Con cero estímulos o rescates del gobierno, se ha recuperado por sí mismo.

La industria sigue creciendo

A pesar del desempleo récord, el espacio cripto se ha fortalecido con muchas empresas, en particular con los exchanges, en una oleada de contrataciones, incluyendo al Kraken y a OKEx. La institución financiera más grande de EE.UU., JPMorgan, anunció recientemente que abriría cuentas bancarias para los exchanges Gemini y Coinbase.

El fondo de cobertura de criptomonedas de 10.000 millones de dólares Renaissance Technologies ha aprobado ofrecer contratos BTC liquidados en efectivo del Grupo CME, y Grayscale Investment Trust ha visto recientemente una entrada récord de fondos institucionales designados en la compra de Bitcoin.

Más ojos se están dirigiendo a Bitcoin

No sólo han empezado a llegar el dinero inteligente y los dólares institucionales, sino que la gente común está (quizás por primera vez) cuestionando el valor del dinero. Puede que no sea algo que hayan contemplado antes, pero ver billones de dólares aparentemente creados de la nada les hace cuestionarse cómo se crea el dinero. Esto levanta un velo sobre las prácticas del gobierno y hace un caso más fuerte para Bitcoin.

A medida que Bitcoin continúe demostrando su valor y emerja como un elemento imprescindible en las carteras de los inversores, más ojos se fijarán en él. Muchas de las personas que se quedan en casa comenzarán a buscar más información sobre él y se darán cuenta de que tienen una alternativa al sistema financiero actual. Ahora más que nunca es el momento de que la comunidad cripto brille a través de la provisión de contenido educativo de alta calidad.

Con ese fin, OKEx ha lanzado un Beacon Program a finales de este mes específicamente adaptado a la región europea más afectada. Esta será una oportunidad para que las personas afectadas por la crisis se adentren en la tecnología Blockchain y el espacio cripto. A través del contenido de la clase magistral y la tutoría de los ejecutivos de OKEx, esperamos inspirar y dar inicio a nuevas carreras para que la gente pueda salir bien de la crisis.

El COVID-19 – por todas las dificultades y muertes que ha causado – puede ser el mayor catalizador de Bitcoin hasta ahora.

Referencia: es.cointelegraph.com

Descargo de responsabilidad: InfoCoin no está afiliado con ninguna de las empresas mencionadas en este artículo y no es responsable de sus productos y/o servicios. Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir.

También te podría gustar...