El nuevo orden mundial se acerca y Bitcoin es parte de él

Un nuevo orden mundial se acerca luego del Coronavirus, y dentro del mismo el Bitcoin tiene un importante papel que jugar.

Nunca nada volverá a ser como antes luego del Coronavirus. A partir de ahora, la economía, la política y la sociedad vivirán cambios radicales que conformarán lo que ya empieza a conocerse como el “nuevo normal“. Pero no hay que confundirse, esté nuevo normal no durará solo hasta que se consiga una vacuna contra el Covid-19. Pues, el nuevo orden mundial se acerca, y Bitcoin es parte de él.

Una nueva política internacional: El retorno de las naciones

El primer efecto del Coronavirus en el mundo, será la aceleración de una tendencia que ya se venía observando desde hace varios años, pero que luego del Covid-19, se consolidará de forma definitiva, el cual incluye a Bitcoin. Nos referimos a lo que se conoce como el retorno de las naciones o de la competencia entre grandes potencias.

Y es que, desde la caída del muro de Berlín en 1989 y de la Unión Soviética dos años después, en occidente nos hemos acostumbrado a ver el mundo en términos globalistas. Creyendo, como lo predecía Francis Fukuyama a finales del siglo XX, que la historia había acabado, y que el liberalismo había triunfado de forma definitiva.

Siguiendo esta lógica, bastaba con sentarnos tranquilamente a observar como la democracia vencía al autoritarismo en el nuevo orden mundial. Al mismo tiempo que los mercados se abrían y los intercambios culturales se volvían cosa común. Un proceso que debería guiarse, por supuesto, por los Estados Unidos de América como gran superpotencia mundial. Sin embargo, las cosas no han salido como se esperaba desde que este ideal globalista se postulase hace un par de décadas. Pues, con el paso del tiempo, y la consolidación de la globalización, también se daba el fenómeno paralelo del fortalecimiento de potencias rivales a los Estados Unidos.

Así, hoy en día países como China y Rusia, que no comparten los valores del mundo occidental, han emergido como grandes potencias contestatarias, desafiando abiertamente a los Estados Unidos. Al mismo tiempo, la democracia se encuentra en retroceso a nivel global, y el nacionalismo vive un nuevo auge. Todo esto profundizado por el Coronavirus, y la lógica de “sálvese quien pueda” que ha imperado durante la pandemia.

Por lo cual, es importante recordar que en la tríada compuesta por la política, economía y sociedad, si uno se modifica, todos cambian. Por lo tanto, con estos cambios políticos, la economía y la sociedad se verán afectados. Además, es en estas dos áreas que Bitcoin entra en juego con fuerza para moldear el nuevo orden mundial.

Tecnología, sociedad y la Cuarta Revolución Industrial

Por supuesto, el proceso descrito en la sección anterior no ocurre en el vacío. Pues, el Coronavirus ha irrumpido en plena Cuarta Revolución Industrial. Una verdadera revolución tecnológica que está transformando nuestro mundo, a través de la combinación de tecnologías físicas, digitales y biológicas.

Así, tecnologías como la impresión 3D, la inteligencia artificial, la Blockchain (y por supuesto el Bitcoin), los automóviles autónomos o la ingeniería biológica, están haciendo su aparición a nivel global. Generando disrupción en prácticamente todos los sectores de la economía, lo que tiene grandes consecuencias para la sociedad.

Y es que, si ahora se necesitan menos trabajadores para producir las mismas mercancías u ofrecer los mismos servicios ¿Qué hacer con todas las personas que quedarán desempleadas debido a las nuevas tecnologías? Esto sin considerar preguntas de tipo ético, como ¿es moral alterar las características genéticas de los niños para crear “bebés hechos a la medida”?

Así, buena parte de la intranquilidad social que ha sufrido el mundo en los últimos años. Llevando al resurgimiento de tendencias nacionalistas y fascistas, en muchos países del mundo occidental, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial.

Se debe en buena parte a la irrupción de estas nuevas tecnologías. Y aunque parezca irónico, Bitcoin forma parte de esas nuevas tecnologías que ayudaron a formar estas tendencias nacionalistas o fascistas. Las cuales, tal como lo explica Kai Fu Lee, tienen el potencial de hacer tanto daño como bien:

El nuevo orden mundial económico

Finalmente, una última consecuencia de las tendencias aceleradas por la crisis del Coronavirus, es lo que se conoce como el “gran desacoplamiento“. Y es que, en los últimos años, a nivel mundial, se han desarrollado lo que se conoce como “cadenas globales de valor”. Las cuales consisten en la dispersión de la producción de distintas mercancías entre varios países.

Pantallas coreanas, baterías indias, carcasas chinas, chips estadounidenses, cámaras japonesas. Para fabricar un teléfono celular, se pueden utilizar piezas de más de diez países distintos. Lo que, en una época de competencia entre naciones, y luego de una pandemia como el Coronavirus, es visto por varios países como una debilidad estratégica.

Y es que, si la producción de mercancías que mi país requiere depende de la buena voluntad de otra decena de países, es fuertemente afectado por las decisiones de las mismas. En el caso de que estas naciones decidan cerrar la exportación de estas piezas o mercancías, mi economía y mi población se verán afectadas.

Como ha ocurrido recientemente, cuando países occidentales han notado de pronto que la producción de mascarillas médicas había sido deslocalizada a países asiáticos. Los cuales, no están dispuestos a exportarlas mientras enfrentan ellos mismos al Covid-19.

Sumado a esto, las cadenas globales de valor también son un medio para la difusión de conocimiento técnico. Lo que, en plena Cuarta Revolución Industrial, cuando todos los países quieren tomar la delantera en las nuevas tecnologías, parece intolerable. Sin embargo, con Bitcoin y la tecnología Blockchain se puede luchar para la descentralización de la información.

Pues, aunque la comunidad científica acepta la necesidad de compartir resultados de investigaciones de todo el mundo para que la ciencia avance. Los gobiernos son cada vez más celosos de sus descubrimientos científicos y tecnológicos. Lo que, junto a los demás factores comentados, dirigen a la economía global a una época de retroceso en la globalización, con un incremento en el proteccionismo y los duelos geopolíticos.

¿Qué papel juega Bitcoin en este nuevo orden mundial?

Todos los cambios señalados, conforman lo que podemos considerar como un “cambio estructural” en el sistema internacional. Es decir, transformaciones tan profundas en la distribución de poder entre los Estados, así como en el nivel de la tecnología y la configuración de la economía mundial. Que llevarán necesariamente, luego del Coronavirus, al surgimiento de un nuevo orden mundial.

Y en este orden mundial post-coronavirus, el Bitcoin tiene un interesante papel que jugar. Pues, a diferencia de otras épocas en las que los Estados intentaron frenar el proceso globalizador, las sociedades se han visto empoderadas durante los últimos años.Al final del día, tecnologías como la impresión 3D, el Internet o la inteligencia artificial, son mecanismo que proporcionan un mayor poder a la sociedad frente al Estado. Empoderando a los ciudadanos, los cuales ahora, en plena crisis del Coronavirus, pueden comunicarse y colaborar unos con otros más allá de sus gobiernos.

Por ello, cuando el nuevo orden mundial se acerca, la importancia de una criptomoneda como el Bitcoin no puede ser subestimada. Pues esta, junto a las demás criptomonedas descentralizadas como Ethereum, Bitcoin Cash o EOS. Son un medio a través del cual los ciudadanos pueden relacionarse económicamente entre ellos, sin necesidad de que el gobierno intervenga.

Lo que ya ha abierto un nuevo campo de batalla a nivel mundial, entre empresas y gobiernos buscando desarrollar sus propias monedas virtuales centralizadas. Y una comunidad reunida en torno a la tecnología Blockchain, que busca empoderar a la ciudadanía, y liberar las capacidades económicas de todos los individuos del planeta.

Así, cuando el nuevo orden mundial empieza a nacer, signado por el conflicto político, económico, y social. Las criptomonedas, y especialmente el Bitcoin, serán la bandera de quienes, en un mundo que da la espalda a la globalización, todavía creen en sus valores.

Referencia: criptotendencia.com

Descargo de responsabilidad: InfoCoin no está afiliado con ninguna de las empresas mencionadas en este artículo y no es responsable de sus productos y/o servicios. Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir.

También te podría gustar...