Finalmente será que las criptomonedas terminarán siendo Reguladas.

El Bitcoin como la mayoría de las criptomonedas se ha originado por la pretensión de escapar del control de los grandes poderes financieros y de democratizar la economía por cuanto no existe ningún tipo de intermediario al realizar la transacción. A su vez, nacieron como respuesta a la manipulación monetaria que llevan a cabo los Bancos Centrales de todo el planeta (como el Banco Central Europeo o la Reserva Federal) con la ayuda de las grandes entidades bancarias. Por ello, están sostenidas bajo la plataforma tecnológica Blockchain, donde el anonimato está garantizado en las personas que poseen criptomonedas.

En este orden de ideas, el Bitcoin  por excelencia registra tanto fuertes revalorizaciones como fuertes caídas en comparación con las principales divisas de curso legal como el euro o el dólar, por ello,  preocupa a los reguladores. Su auge y la entrada de inversores minoristas han llevado a las entidades centrales de medio mundo a lanzar advertencias en el uso de las criptomonedas, por la posibilidad de que la gente se quede sin ahorros, por la necesidad de combatir el fraude a través de métodos de pago virtuales, blanqueo de dinero, el posible financiamiento del terrorismo a nivel global, y también por cuanto son consideradas volátiles en un mercado especulativo.

Aun así, Bitcoin sigue siendo el foco de atención de muchos inversores, y está en boca de todos, incluso de los más poderosos. Según un informe de Standard & Poor’s publicado en su portal RatingsDirect, las criptomonedas son “un instrumento especulativo que, si su valor de mercado se derrumbara, no perturbaría la estabilidad financiera mundial”, del mismo modo, Mohamed Damak, al frente de la división de ratings de entidades financieras de S&P, señala que “una caída de las criptomonedas como Bitcoin, Litecoin o Ethereum supondría apenas un murmullo para el sistema financiero, ya que sería aún demasiado pequeño para perturbar la estabilidad o afectar a la solvencia crediticia de las entidades”.

Mohamed Damak, jefe de Instituciones Financieras de S&P Global. También señala que  “Por ahora, una caída significativa en el valor de mercado de las criptomonedas tendría solo el efecto en la industria de los servicios financieros de una onda demasiado pequeña como para perturbar la estabilidad o afectar a la solvencia de los bancos que calificamos”.

Al mismo tiempo, es necesario considerar que una gran cantidad de personeros millonarios están invirtiendo en Bitcoin, ¿Por algo será?, entre ellos, según fuentes de Bloomberg, el inversionista inglés  Alan Howard, quien es uno de los hombres más ricos del mundo, realizó importantes inversiones en criptomonedas durante el 2017, y estaría interesado invertir aún más dinero en criptoactivos y en la tecnología Blockchain.

Asimismo, según fuentes de Bloomberg, otros miembros de Brevan Howard Asset Management también han realizado inversiones en criptomonedas similares a las del propio Alan Howard.

En este orden de ideas, bueno o malo, la sociedad tiende a desconfiar de aquello que no está regulado o está fuera de la regulación, pues en caso de que existan conflictos, delitos o fraudes, la posibilidad de recurrir a una autoridad a la que reclamar se ve limitada, desincentivando tanto el uso de la moneda como la aceptación por parte de la mayoría de los comercios de la misma, un aspecto crucial en el éxito de esta moneda digital.

En  tal sentido, Mohamed Damak, al frente de la división de ratings de entidades financieras de S&P. advierte que “Las criptomonedas necesitarán algo de regulación y directrices antes de que tengan un gran impacto en los mercados financieros”

Por lo tanto, se vislumbra una inminente regulación de las criptomonedas, de este modo, muchos gobiernos están tratando de actualizar la legislación en materia de ciberseguridad a través de un marco legal claro, robusto y tecnológicamente legal que proteja los pagos en línea y ponga freno a la financiación de grupos criminales, que según ellos esta sucediendo sin pruebas que sea el ecosistema.

En este sentido, lograrán regular algunas pero siempre saldrá otra nueva criptomoneda que evadirá esta regulación, al mismo tiempo, hay un crecimiento vertiginoso de desarrolladores especialistas en tecnología, y en las matemáticas, que harán posible el nacimiento de nuevas criptomonedas, y de mecanismos que no posibiliten la regulación total de las criptomonedas,

Al mismo tiempo, existen inversores que desean invertir en criptomonedas no reguladas, en este orden de ideas, se percibe que la guerra contra las criptomonedas seguirá por establecer mecanismos de regulación y control. ¿Quién ganará la batalla?.

Referencia: elbitcoin.orglavanguardia.comcoindesk.com

Descargo de responsabilidad: InfoCoin no está afiliado con ninguna de las empresas mencionadas en este artículo y no es responsable de sus productos y/o servicios. Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *