Construcción de la sociedad ideal con blockchain; ¿Será Posible?.

La sociedad tal y como la habíamos conocido, empieza a cambiar estos cambios a groso modo se deben a la irrupción de la tecnología blockchain-bitcoin, que es nueva, recientemente del año 2009, a la fecha ya se conoce diversos países, en las noticias, se informa que algunas naciones como, Japón, Rusia, India, EEUU, Inglaterra, Colombia, Venezuela, Argentina, entre tantas naciones le han dado la bienvenida, con algunos grados de aprobación, las regulaciones se hacen de cierta forma, para aprovechar que los inversionistas, creadores, empresas, entre otras actividades, paguen impuestos, eso es en gran medida la aceptación, por ejemplo, en Japón se menciona que los impuestos pueden llegar hasta un 55%, EEUU, ronda los 48%, es decir que es alto y eso no le gusta a los nuevos inversionistas.

Haciendo un poco de historia, la idea central del creador o creadores, Satoshi Nakamoto es: “describía un sistema P2P de dinero digital. En 2009, lanzó el software Bitcoin, creando la red del mismo nombre y las primeras unidades de moneda, llamadas bitcoins”, luego en el 2010, “Por aquellas fechas, entrega el control del repositorio de código fuente y la clave de alerta de la red a Gavin Andresen y​ transfiere dominios relacionados a miembros destacados de la comunidad Bitcoin, y abandona el proyecto”.

Es decir, de allí en adelante han sucedido muchas cosas, los usuarios han crecido y surgen nuevas criptomonedas, también se desvirtuó, la esencia de peer-to-peer, ahora son activos que se prestan para especular y crear nuevos ricos, que buscan mayores libertades y no les gusta pagar impuestos altos, las fortunas viajan en busca de nuevos paraísos fiscales, para crecer en poder en dinero fiat y adquirir nuevas propiedades. El usuario promedio se debe conformar con lo que pueda invertir en un mercado muy volátil con mucha incertidumbre, por ello, surgen palabras como “los libertarios”, sinónimo de hacer lo que quieran donde quieran sin que nadie los detenga, algunos se atreven a decir «el código es la Ley».

En alguno medios de comunicación como el “The New York Times”, en la versión en español, se menciona que un grupo de nuevos ricos quieren y de hecho ya están en la Isla de Puerto Rico, viendo como inician una nueva aventura de construir un pueblo o lugar donde exista plena libertad para que las criptomonedas puedan circular y las nuevas empresas con sus plataformas les puedan dar “vida” a un país que quedó asolado por el huracán “María” en septiembre de 2017, la promesa es dinero fresco con impuestos muy bajos, para quedarse y ayudar a los pueblos de esa nación.

Para algunos personeros o autoridades de Puerto Rico, esto es muy favorable, para otros dicen que ahora el país puede estar en manos de los nuevos ricos, que se harán más ricos, con la tecnología blockchain y las nuevas Startup, es decir que a cambio de inversiones los impuestos a estos capitales tendrán que ser muy bajos, de lo contrario no habrá inversiones.

Los libertarios como se conocen a estos nuevos emprendedores, hacen sus inversiones donde puedan obtener alta rentabilidad, de lo contrario buscarán nuevos rumbos, para ese dinero que se puede considerar “Capitales golondrinas”, si en los EEUU, están aplicando impuestos altos a las inversiones en criptomonedas, los dueños de estos capitales van a otros lugares.

Esto puede pasar dentro de poco con los inversionistas de Japón, que ya les están cobrando o imponiendo tasa de impuestos de hasta un 55% sobre las actividades en criptomonedas, los inversionistas japoneses no están de acuerdo y también han iniciado la búsqueda de nuevos nichos para su fortuna. Es decir que el dinero en esta era no tiene fronteras, no hay patriotismo, la idea es menos impuesto para pagar, de lo contrario no hay inversión.

Las promesas de “Libertad”, para el inversionista significa pago de impuestos que tiendan a cero, para llevar Capital como inversión, por ello surge la interrogante, ¿Es posible que un país exista sin el pago de impuestos?. Los países independientes deben velar por el bienestar de todas las personas, es decir sus habitantes, para ello, los impuestos a los capitales y a las empresas tienen o deberían tener un destino que es la calidad de vida y la prosperidad.

Por lo tanto, la construcción de una sociedad ideal basada en blockchain luce cuesta arriba, si desaparece un Estado, que se encargue de invertir y distribuir la renta de los impuestos a las clases sociales más desprotegidas, en: educación, salud, vivienda, recreación, entre otras, se puede ver desmejoradas. Por otra parte, las empresas tienen dueños, accionistas, que quieren el máximo provecho, falta ver si con impuestos bajos a las inversiones en criptomonedas a medida que crezca las utilidades, es un renglón que ningún estado quiere desaprovechar.

Por lo antes descrito, la Construcción de la sociedad ideal con blockchain en poco probable, si no hay un Estado que vele por el bienestar colectivo y dejar que otros tomen la batuta de distribuir lo que las fortunas quieran y piensen que es justo, de lo contrario el Estado tal y como se conoce en las Constitución de cada nación libre e independiente, puede desaparecer o ser baypaseada, es decir el Estado siempre debe prevalecer.

En resumen en estos tiempos de innovación se están viendo experimentos para tratar de crear una sociedad libre en cuanto a dejar que las empresas tradicionales y de nuevas empresas de criptomonedas, en especial bitcoin, puedan generar riqueza, solo el tiempo dirá cuál será el destino de estas tecnologías, ahora solo se hacen especulaciones. Se espera por nuevos anuncios.

Referencia: newsbtc.com, nytimes.com/es

Descargo de responsabilidad: Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de infocoin, y no deben ser atribuidas a, Infocoin.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *