Japón enseña a los gobiernos occidentales una lección sobre regulación de criptomonedas.

Bitcoin es un fenómeno que provoca emociones conflictivas en las personas. Miedo. Emoción. Duda. Para los gobiernos encargados de regular cada cosa nueva que surja, ya sea el automóvil o Internet, Bitcoin presenta un enigma. ¿Cómo regular una creación tan aparentemente no regulable? Mientras que muchos gobiernos occidentales han llegado al botón del “Miedo”, Japón ha adoptado el enfoque inverso. Es decir que ayuda a su evolución.

Por ello, en Japón ya se habla que es la tierra de la moneda que está en alza. Bitcoin ha sido un método de pago legalmente aceptado en Japón desde abril, cuando 4.500 tiendas comenzaron a aceptar la cryptocurrency, y el periódico financiero líder, el Nikkei, proporciona consejos, para que aumenten cada día nuevas tiendas. Por lo tanto, Japón enseña a los gobiernos occidentales una lección sobre la regulación de cryptocurrency para los finales del año, se moverá más. Los compradores japoneses pueden gastar bitcoin en una variedad de tiendas, incluyendo el gigante de la electrónica Bic Cam y los letreros de bitcoin se muestran de manera destacada, lo que ayuda a crear conciencia. Los BTM (cajeros automáticos que intercambian dinero fiat por bitcoin) están dispersos por todo el país, e incluso existe la posibilidad de pagar facturas de servicios públicos con un descuento especial con bitcoin a través de Remixpoint.

Tras el colapso de Mt Gox, en el que se liquidó el intercambio de bitcoins más grande del país (y de hecho del mundo), se perdiendo 850.000 bitcoins, luego los reguladores japoneses intervinieron. En lugar de intentar frenar el uso de la cryptocurrency, promulgaron regulaciones que ordenaban a los intercambios, que debían mantener reservas de capital, igualmente que se mantenga los fondos de los clientes por separado e implemente los procedimientos de KYC. Mientras tanto, muchos gobiernos occidentales han vacilado sobre la regulación de la cryptocurrency. Algunos piensan que estos países se están atrasando, en relación a los países que tomaron la iniciativa.

Por lo tanto, los reguladores en algunos países se activan. Esta semana, el secretario del Tesoro de Donald Trump emitió sus primeros comentarios públicos sobre bitcoin, y no estaban exactamente brillantes. Su principal preocupación era la de asegurarse de que el bitcoin no se pudiera usar “para actividades ilícitas”. También invocó los canards habituales para estos casos.

Los funcionarios del gobierno son propensos a emitir al mismo tiempo, los mismos concepto, como por ejemplo, citan el lavado de dinero, los terroristas y la red oscura. La única caja negra ambigua, que el secretario del Tesoro olvidó marcar fue la marcada como “pornografía infantil”. Es decir que los funcionarios que tienen posiciones políticas no tienen otras formas de argumentación para desacreditar a bitcoin.

Por lo tanto, estas acusaciones no se limitan a bitcoin, por supuesto. La Criptography en su conjunto es la pesadilla de muchos gobiernos occidentales, y los líderes británicos y estadounidenses en particular expresan su frustración por el hecho de que no se pueden construir puertas traseras en plataformas de mensajería cifradas como Whatsapp. Bitcoin está misericordiosamente libre de intentos centralizados de entrometerse o querer controlar el código, pero eso no ha impedido que los gobiernos restrinjan los puntos de entrada y salida del mundo ficticio que ellos manejan. Los funcionarios no han usado el martillo con bitcoin, pero han hecho muy poco para apoyarlo.

Ahora esto puede ser, una ¿Oportunidad o amenaza?. Japón es una nación conocedora de la tecnología cuyos funcionarios electos tienen una mejor apreciación del Japón. Enseña a los gobiernos occidentales una lección sobre regulación de cryptocurrency, tiene el poder informativo sobre las tecnologías emergentes más que la mayoría, de otros países. Se deduce que los países con mayor inclinación digital deberían estar entre los primeros en adoptar la cryptocurrency. En Europa, Estonia, con sus pasaportes digitales e-Residency, es otro país que ha sido positivo con la cryptocurrency.

Como se sabe, la “regulación de Bitcoin” puede significar cosas muy diferentes en diferentes países. En Japón significa tomar medidas para salvaguardar a los ciudadanos a la vez que se fomenta el uso responsable de bitcoin y se permite a las empresas de cifrado seguir con los negocios. En otras naciones desarrolladas, sin embargo, la “regulación bitcoin” es un eufemismo para “anti lavado de dinero”. Es decir que estos países no entienden el significado de las cryptocurrency.

Ahora, no todo es pesimismo. “Australia sigue a Japón en su intento de regular el bitcoin”, decía el titular del Financial Times. Todo suena muy prometedor, pero ahonda en la historia y se hace evidente que Australia no va a comenzar a implementar BTM y colocar señales de bitcoin en sus tiendas minoristas.

“Detener el movimiento de dinero a criminales y terroristas es una parte vital de nuestras defensas de seguridad nacional y esperamos que las empresas reguladas en Australia cumplan con nuestro régimen integral”, afirma el ministro de justicia del país en términos orwellianos. Este puede ser el inicio de nuevas formas de hacer negocios.

No hay que olvidar lo siguiente, Japón no ha sido tímido a la hora de evaluar Bitcoin, como lo demuestran sus estrictas normativas KYC y las nuevas directrices de ICO. Pero se atenúa con una invitación abierta a los propietarios de los intercambios, los empresarios, los pioneros de la criptografía y los entusiastas de los bitcoins, ellos dicen: “Estamos abiertos a los negocios”. Los gobiernos occidentales podrían aprender mucho.

En resumen, el gobierno de Japón ha entendido que la innovación de Blockchain-Bitcoin tiene mucho que ofrecer al mercado y a las finanzas de este país, por lo tanto, las regulaciones para que los intercambios se puedan dar no es una mala práctica. Se espera por nuevos anuncios.

Referencia: bitcoin.com

Descargo de Responsabilidad: Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de infocoin, y no deben ser atribuidas a, Infocoin.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *