Bitcoin moneda generada por el usuario.

Las posibilidades para crecer que tiene bitcoin es muy variada y depende en cierta medida en su propia invención, el usuario es quien en definitiva le puede dar valor a las monedas, la confianza genera nuevas formas para construir. En este artículo de opinión, Benartzi discute por qué cree que la capacidad de las tecnologías blockchain para crear muchas monedas podría crear una “cola larga” de nuevas oportunidades de comercio. El dinero, cuando se trata de su naturaleza, es una herramienta para la colaboración.

No hay que olvidar que, el dinero mueve la energía humana, las habilidades y el tiempo entre nosotros, en diferentes “contenedores”, o almacenes de valor. Los almacenes nacionales de valor, como el dólar estadounidense, históricamente han sido controlados por los gobiernos y distribuidos por los bancos.

Esto, por supuesto, ocurre con una transparencia limitada, una agenda combinada de política monetaria nacional e internacional y consideraciones políticas a lo largo del tiempo, es tratar de convencer a los usuarios de la fortaleza de la moneda del país.

Naturalmente, este modelo es mucho más inflexible e inaccesible que las nuevas soluciones de cryptocurrency, posibles gracias a la tecnología de base de datos blockchain que teóricamente permite a cualquier persona emitir y distribuir un almacén digital de valor.

De hecho, estamos empezando a ver el ecosistema de la cadena de bloques dar lugar a estas nuevas formas de dinero que se pueden emitir a poco o ningún costo.

Debido a que las cryptocurrencies nos permiten contabilizar y transferir valores de forma segura entre sí sin la necesidad de un intermediario, como un banco, finalmente podemos unirnos y crear redes de valor local y de grupo que funcionan confiablemente, con poca sobrecarga o monitoreo tedioso.

Por su puesto esta es la gran oportunidad, las comunidades de cualquier manera pueden ahora estar facultadas para acordar políticas de emisión de crédito y estructuras de gobierno, y disfrutar de mercados internos desde los cuales comprar y vender bienes o servicios, sin depender del acceso a dinero nacional.

Hoy en día los primeros casos de uso son producidos por los primeros adoptantes, y ya vemos cientos, cerca de miles, de cryptocurrencies en el mercado y en la contabilidad.

Pero a medida que se eliminan en la entrada las barreras técnicas, estamos en el precipicio de millones de monedas generadas por los usuarios, de todas las formas y tamaños. Esto es similar a los puntos de inflexión en el contenido generado por el usuario que vimos con el aumento de WordPress para blogs y YouTube para video.

Del mismo modo, la larga cola de la creación de valor producirá una gran variedad de diversidad monetaria y abundancia de una mayor colaboración entre las personas. En los negocios, la ‘cola larga’ describe el contenido y los productos con baja demanda o con bajas ventas o volumen de vista, colectivamente, representan una cuota de mercado superior a la de los actuales mejores desempeños combinados.

La historia de Internet nos muestra como una gran lista digital, la acumulación de todas las contribuciones de un nicho es en realidad de dos a tres órdenes de magnitud mayor que los éxitos. Por lo tanto, si se piensa en todas las cuentas de Instagram después de las 1.000 más seguidas, o en todas las actualizaciones de estado más allá de las más virales.

Si se compara con la Cryptocurrency, la larga lista apunta a cientos de miles de millones en valor potencial al combinar todas las monedas pequeñas y de nicho más allá de las pocas más grandes.

Por ello, hay inhibidores que ya se han intentado en el pasado. Por ejemplo, mi equipo fundador construyó previamente tecnología para iniciativas en moneda local. Uno de nuestros proyectos más exitosos se convirtió en la moneda alternativa más grande en Israel donde fue utilizado.

Allí, una comunidad de nuevas madres emitió una moneda llamada “Corazones” que permitió a miles de madres activas comprar y vender entre sí en una aplicación móvil que combinaba una billetera de divisas y un mercado de confianza entre pares.

La comunidad generó cientos de transacciones todos los días durante años, con millones de dólares de valor de cambio, que se originaron entre las personas, incluyendo joyas, prendas de vestir, artículos del hogar, para los niños y servicios de estilo de vida.

Con el tiempo, a medida que otras monedas fueron emitidas en comunidades vecinas, se hizo evidente que el poder intercambiar estas reservas de valor entre sí les daría un uso aún mayor, ya que nuevos productos y servicios estarían disponibles en otras redes más allá de la suya.

Muchas empresas locales estaban deseosas de ofrecer sus productos para las monedas de las comunidades de sus clientes, lo que mejoraría aún más la selección de productos, pero su incapacidad para liquidarlos de vuelta al dinero nacional fue una barrera.

Por lo tanto puede surgir barreras infranqueables, a pesar de que estas monedas estaban creando valor para los usuarios, eran demasiado pequeñas para lograr el volumen de comercio necesario para la liquidez. Esta es la razón principal por la que aún no hemos visto el punto de inflexión de la moneda generada por el usuario. Combinado con la dificultad técnica que sigue involucrando en la creación de una cryptocurrency, lo que se ve hoy en día son los primeros adoptantes limitados a las empresas de crypto startups con una profunda experiencia en desarrollo y una estrategia de negocio para la liquidez.

Por ello, Cuando se reducen las barreras técnicas y se resuelve el problema de liquidez, la aparición de la cola larga de la moneda generada por los usuarios puede acabar siendo la cola larga más larga de la historia de Internet. Su volumen combinado no representará la ganancia o el tráfico de su habilitador (como la propiedad de YouTube de la cola larga de video), sino la abundancia colectiva, medida por las velocidades y límites de mercado de estas monedas, que se acumula directamente en los usuarios.

Este acceso a capital diverso puede dar lugar a una curva de distribución más uniforme de la riqueza en la sociedad. Y mediremos esa riqueza no sólo en dólares o euros, o incluso en bitcoins, sino en la transferencia de bienes y servicios dentro de cada red y comunidad, sin restricciones por las ineficiencias de las estructuras monetarias. Se espera por nuevos anuncios.

Referencia: coindesk.com

Descargo de responsabilidad: InfoCoin no está afiliado con ninguna de las empresas mencionadas en este artículo y no es responsable de sus productos y/o servicios. Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *