Un fondo crea un algoritmo de gestión basado en la mente de los empleados

El hombre como ser social quiere trascender en el tiempo que su legado perdure aun después de su partida de este mundo, por ello, los algoritmo que puedan automatizar los procesos siempre tendrán cabida en este mundo práctico y de resultados tangibles. Por ello, en la sede de Bridgewater Associates LP, la mayor firma de fondos de cobertura del mundo, un grupo de ingenieros de software trabajan en un proyecto secreto que el fundador Ray Dalio a veces ha llamado “El Libro del Futuro”.

El objetivo de este proyecto, es una tecnología que automatizaría la mayor parte de la gestión de la empresa, sería la culminación de toda una vida de trabajo de su fundador, su esfuerzo para hacer de Bridgewater un altar a la apertura radical y a una empresa que pueda perdurar sin su fundador.

Por ello, la mayoría de las reuniones de Bridgewater, son grabadas y se espera que los empleados se critiquen mutuamente en forma continua. Sus debilidades son indagadas a fondo y el desempeño personal se evalúa sobre la base de una serie de datos. Todo bajo la mirada de su fundador.

En este sentido, la nueva tecnología convertirá el poco ortodoxo estilo de gestión de su fundador (Dalio), en un sistema de software que distribuirá al personal instrucciones. Como si se tratara de un GPS, sobre cada aspecto en su jornada laboral, hasta el extremo de determinar si se debe hacer una llamada telefónica

Lo que maneja la empresa es una fortuna, Bridgewater administra unos US $160.000 millones, con lo que ningún otro fondo de cobertura lo puede igualar, y le ha generado a sus clientes el doble de la ganancia total que cualquier rival, según LCH Investments NV, su fundador, Dalio ganó personalmente US$1.400 millones el año pasado.

Por ello, las reglas que debe seguir el personal de la compañía aparecen en un manifiesto de 123 páginas conocido como los “Principios”, que cada empleado debe conocer y aplicar con diligencia. Junto con máximas como “En general con el tiempo obtendrás lo que mereces”. Los Principios están repletos de consejos de su fundador, tales como; “No escojas tus batallas. Peléalas todas”.

Bridgewater dice que aproximadamente una quinta parte de los empleados dejan la empresa en el primer año. La presión es tal que los que se quedan a veces se les ve llorando en los baños, dijeron cinco actuales empleados y ex empleados.

Dalio retomó el timón de Bridgewater a principios de año después de haberse tomado unas vacaciones o respiro y dedicarse a ser mentor durante seis años. A las pocas horas de haber egresado, reunió a los gerentes y les dijo que la firma se había vuelto ineficiente. La solución, manifestó era una “renovación”, en la que se marcharían los más débiles.

Los despidos comenzaron de inmediato. Desde entonces, la cantidad de trabajadores se ha reducido en alrededor de 150 personas, 10% del total, y otros cientos pueden ser despedidos en los próximos meses. Por su puesto, estas acciones han llegado a los medios de comunicación, ahora hay otra forma de entender la filosofía de su fundador, “Espera que quien reciban la transparencia radical la manejen de manera responsable y no se las des si no pueden hacerlo”, es toda una forma de pensar que se extiende en toda la organización.

Dalio su fundador creo esta empresa Bridgewater en 1975 en Manhattan y capto la atención de los inversionistas por su capacidad para predecir tendencias macroeconómicas.

Llama la atención que décadas antes de que la negociación electrónica se pusiera de moda, Bridgewater comenzó a monitorear las relaciones entre lo que ahora son 100 millones de datos, tales como la tasas de interés internacionales y las ventas al por menor, para crear algoritmos de inversión. El principal fondo de cobertura que incorpora estos algoritmos, Pure Alpha, lo utiliza para transar acciones, bonos, monedas y otros activos. El fondo ha anticipado auges y caídas en todo el mundo, incluyendo al 2006, la crisis financiera del 2008.

Igualmente, Dalio, su fundador, cree que los humanos trabajan como máquinas, una palabra mencionada 84 veces en los Principios. El problema, insiste, es que la interferencia emocional impide que la gente logre el mejor desempeño, igualmente cree, que esto puede ser superado por la práctica sistemática.

El software del “Libro del Futuro” para automatizar la gestión fue bautizado como Sistema Operativo de Principios (PriOS). Es un intento de hacer que la gestión de la empresa sea casi sistemática como su proceso de inversión

En la empresa existe un centro del proyecto de tecnología que se encuentra separado del resto, el Laboratorio de Inteligencia Sistematizada, es encabezado por David Ferrucci, este tiene la labor y se ha centrado en analizar el torrente de información que la empresa recaba sobre sus trabajadores, los datos incluyen calificaciones o “puntos”, que los empleados se otorgan durante el día.

La idea es que, con el paso del tiempo, PriOs logre predecir los resultados de la reuniones antes que terminen y guiar a la gente a entender ciertas acciones, el objetivo que tiene su fundador apunta a que dentro de cinco años casi tres cuartas partes de las decisiones de gestión sean determinadas por PriOS.

En resumen la intención del fundador de la empres Bridgewater es que esta permanezca en el tiempo cuando su fundador deje este mundo, por ello, está en la invención de un algoritmo que al final sea un sistema operativo sacado de las experiencias de los empleados, cuando cumplen sus tareas diarias sumado a las decisiones más acertadas, es todo un reto, el tiempo lo dirá si tenía razón en su creación.

Referencia:  lat.wsj.com

Descargo de Responsabilidad: Este comunicado de prensa es sólo para fines informativos, la información no constituye consejo de inversión o una oferta para invertir. Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan necesariamente los puntos de vista de infocoin, y no deben ser atribuidas a, Infocoin.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *