La Tecnología Busca Oportunidades En El Negocio Bancario

descarga2

La nueva ola tecnológica pisa cada vez más fuerte en el mundo financiero y las empresas argentinas no quieren quedarse afuera de un negocio en el que se invierte más de u$s15.000 millones anuales.

Procesamiento de tarjetas, gateways de pagos, aplicaciones para smartphones, factoring, firma electrónica, pagos móviles, préstamos colaborativos y hasta criptomonedas, como Bitcoin, son algunos los servicios que más prometen en el universo fintech.

A nivel local aún no hay datos concretos del volumen de este fenómeno pero, reclamos normativos al margen, fintech es una de las categorías con más movimiento a la hora de hablar de nuevos negocios, tanto del lado de los inversores como del de los emprendedores.

Uno de los empresarios más activos es Alejandro Estrada, que fue accionista y director del Banco Privado de Inversiones que en 2010 su familia vendió a Banco Macro y fue uno de los fundadores de uno de los proyectos pioneros de fintech en el país: Dinero Mail. La compañía, que nació en 2006 con Estrada y Alec Oxenford (fundador y CEO de OLX) como socios principales, se vendió cuatro años después a uno de sus inversores, el fondo sudafricano Naspers. Hoy, Estrada está involucrado en tres startups fintech: iBillionaire, Moni y Invoinet.

iBillionaire es una app basada en Nueva York que propone seguir las inversiones en la bolsa de magnates como George Soros, Carl Icahn y Warren Buffett. Si bien nació con la idea de mostrar cómo y en qué invierten los “tiburones de Wall Street” para seguirles los pasos, muy rápido la compañía paquetizó esos movimientos en un ETF (exchange-traded fund) que lanzó hace un año en la Bolsa de Nueva York y que ya tiene un rendimiento de 5,23%. Hoy, maneja u$s68 millones con su iBillionaire Index, de los cuales u$s32 millones son parte del ETF que cotiza bajo el ticker IBLN.

Moni, en tanto, sí está orientado a la Argentina y es un servicio web de adelanto de sueldo. Luego de un breve análisis crediticio on line, los aspirantes al adelanto pueden acceder hasta $4.000 para imprevistos. Tiene un costo de $450 más una tasa de interés estándar para préstamos personales. Con una inversión inicial de u$s300.000, Moni se puso en marcha el año pasado y otorgó más de 3.000 créditos.

El tercer proyecto en el que Estrada está involucrado es Invoinet. Se trata de una plataforma colaborativa regional que busca que bancos y entidades financieras ofrezcan financiamiento a las pymes que operan con factura electrónica. Afluenta es otro de los proyectos locales que se destacan. Está dentro de la llamada “economía colaborativa”: personas que invierten su dinero para que otros lo reciban en forma de préstamo.

“Hoy, más de 1.500 inversores otorgaron unos $43 millones en préstamos a 2.000 familias. Solo en el último semestre Afluenta alcanzó los $20 millones, por lo que el crecimiento empieza a tomar curvas exponenciales”, describe Marcelo Cosentino, fundador y CEO de la empresa y otro de los referentes locales del segmento. Más datos de Afluenta: los inversores individuales que prestan su dinero ya ganaron intereses por $10 millones, con un rendimiento promedio cercano al 40% anual.

A la hora de hablar de las carencias del segmento, Cosentino señala que hay pocos fondos de capital de riesgo que piensen regionalmente y son demasiado cautos a la hora de invertir en este tipo de emprendimientos. “Pero lo van a hacer porque la tendencia es irreversible”, detalla el CEO de la compañía que se prepara para el ingreso a otros mercados de la región como Perú, México, Colombia y Brasil.

Aceleradoras

Sin dudas, el financiamiento de startups financieras es uno de los puntos sensibles para estos proyectos, sobre todo en una etapa inicial. Por eso, las dos aceleradoras digitales privadas más activas del país, NXTP y Wayra, están poniendo la mira en fintech.

NXTP lo hace con un programa especial que a fin de este año tendrá 15 startups seleccionadas que recibirán 8 semanas de asesoría y, algunas de ellas, una inversión de u$s25.000. Marta Cruz, co-fundadora de NXTP Labs, explica que ‘‘queremos captar la oportunidad de invertir en empresas con soluciones en el área de finanzas y bancos que respondan al ingreso de los millennials. Además, vamos a vincular más a las startups con las grandes empresas, ya sea bancos o financieras”.

Muchas entidades financieras buscan atraer a las fintech. Para nutrirse rápido de su innovación, para asociarse o, simplemente, para adquirirlas y sumar nuevos servicios.

BBVA es uno de los bancos más activos en la materia. Y lo hace por medio de su departamento Open Talent y un concurso global para startups que va por su séptima edición y que premia con 30.000 euros y una ‘inmersión’ de dos semanas, en México y Londres, a las empresas ganadoras.

El mercado estadounidense, en el horizonte de empresas locales

La Asociación de Banqueros de la Florida (FIBA) celebra todos los años la “Conferencia de Tecnología e Innovación Financiera” con la presencia de banqueros y empresarios que se dan cita para asesorarse acerca de la evolución tecnológica en la banca. Allí también dicen presente varias empresas argentinas que ya tienen establecidos sus negocios de tecnología bancaria en la Florida.

En la última edición del encuentro, realizada en septiembre, el tema central fue la reestructuración que deberá hacer la banca en los próximos diez años para que no desaparezca la institución como tal.

Miguel Santos, de la empresa argentina Technisys, desarrolla diferentes soluciones tecnológicas. La compañía ha entrado al mercado de los Estados Unidos en 2001 para desarrollar ‘fintech‘ que ya utilizan grandes empresas para digitalizar la banca y retener así a sus clientes.

En cuanto a la seguridad bancaria, Santos recalcó que “las transacciones financieras digitales se logran con tecnología ‘omnichannel’, que se utiliza para cruzar datos personales en todas las redes en un tiempo récord. Hoy por hoy, para abrir una cuenta bancaria, todavía se exige que el cliente vaya a firmar para chequear la identidad. El ciberbank es tan seguro que dentro de poco tiempo ya no va a ser necesario tener que ir a una sucursal”.

Por su parte, el “gurú en innovación bancaria”, Brett King, afirmó que “de la misma manera que ya no vemos empresas de telégrafos, en pocos años quedará obsoleta la banca como tal. La disrupción está sucediendo en estos mismos momentos”.

Fuente: DiarioBae.com

También te podría gustar...