Desafíos para la comunidad Bitcoin por la guerra del tamaño de los bloques por Joi Ito

ji

 

Joi Ito, director del MIT Media Lab, escribió lo siguiente:

Parcialmente impulsado por el exceso de inversión en el espacio, y en parte dado que Bitcoin está mucho más focalizado sobre el dinero que lo que Internet haya estado, Bitcoin está experimentando una crisis que en realidad no tiene ningún paralelismo a los primeros días de Internet. No obstante, la creación de Internet ofrece algunas lecciones importantes – sobre todo en la cuestión del talento y del conocimiento. En aquellos primeros días, y en algunos niveles tal vez incluso todavía en la actualidad, sólo había un reducido número de personas que tenían la trayectoria, el tipo de cerebro y la personalidad para entender algunos de los elementos principales que permitieron el desarrollo de Internet. Recuerdo cuando sólo había un puñado de personas en el mundo que realmente entiendan el Border Gateway Protocol (BGP) y tuvimos que atraerlas y compartirlas con nuestros “competidores”, cuando estábamos preparando PSINet en Japón.

Ocurre algo muy similar en la actualidad con Bitcoin y la Blockchain. Hay un pequeño número de personas que entienden de criptografía, sistemas, redes y código y son capaces de entender el código del software de Bitcoin. La mayoría de ellos están trabajando en Bitcoin, mientras que algunos están trabajando en Ethereum y en otros sistemas “relacionados” y algunos más están dispersos por todo el mundo en otros sitios. Es una comunidad, incluyendo algunos que llevan en esto desde los años 90, antes de la Web, que iban a conferencias locas como la Conferencia de Criptografía Financiera. Al igual que cualquier comunidad de software libre y de código abierto en Internet, se trata de un grupo de personas que se conocen entre sí y en su mayoría, aunque no siempre, se respetan mutuamente, pero que fundamentalmente tienen un monopolio en el talento.

Por desgracia, el crecimiento descontrolado de Bitcoin y ahora “la Blockchain” ha cogido por sorpresa a esta comunidad desde la perspectiva de la gobernanza, llevando a los desarrolladores principales de Bitcoin a ser incapaces de interactuar eficazmente con los intereses comerciales de aquellos cuyos negocios dependen de la escalabilidad de la tecnología. Cuando se les pregunta “¿esto se pueden escalar?” Ellos dicen: “vamos a hacerlo lo mejor que podamos.” Eso no era lo suficientemente bueno para muchos, especialmente aquellos que no entienden la arquitectura o la naturaleza de en qué consiste Bitcoin.

Muchas empresas que están acostumbradas a tomar decisiones en torno a sistemas menos complicados – como la construcción de un sitio web o comprar y operar sistemas de gestión empresarial – creían que podían, o bien simplemente contratar a otros ingenieros que escuchen mejor las necesidades del cliente, o que no incordien con la actitud de “no lo podemos prometer pero vamos a tratar de” de los desarrolladores principales, que han bajado sus estándares y se han ido con cualquiera que les prometía satisfacer sus demandas.

El futuro de Bitcoin, de los libros de contabilidad descentralizados y de otros proyectos Blockchain dependen de esta comunidad. Muchas personas los llaman “Bitcoin Core” como si fueran algún tipo de empresa que se puede despedir o un conjunto aleatorio de desarrolladores con habilidades que podrían ser absorbidas por otros a los que preparases para ello. Pero no lo son. Son más como artistas, científicos e ingenieros de precisión que han construido una cultura y un lenguaje compartido. Buscar otro grupo de personas para hacer lo que ellos hacen sería como pedir a diseñadores web para lancen un transbordador espacial. No se puede DESPEDIR a una comunidad y, estadísticamente hablando, las personas que trabajan en Bitcoin SON la Comunidad.

Si intentas construir “¡algo como Bitcoin pero mejor!” probablemente vaya a ser más inseguro, más mediocre, e irá en contra de los principios fundamentales que dan a Bitcoin el potencial de ser tan impactante para la banca, el derecho y la sociedad como Internet ha sido para los medios de comunicación, la comunicación y el comercio.

Bitcoin es un proyecto abierto, con un proceso de comunidad abierta que a veces es ineficiente, pero que siempre se dirige hacia los fundamentos de la descentralización, la robustez y la innovación. Pero Bitcoin no es una instalación única, es un sistema vivo, que representa una recompensa de 6.500 millones de dólares para cualquiera que pueda romperla. Esta alta valoración causa que haya una gran precaución y muchas pruebas antes de que algo se despliegue en su red, pero podemos estar seguros de que muchísimas personas han estado buscando la manera en cómo pueden romper el sistema y hasta ahora han fracasado.

Ethereum y Ripple son probablemente las siguientes dos redes alrededor del rango de los 100 millones de dólares. Ripple con un protocolo de consenso fundamentalmente diferente y Ethereum con características interesantes y útiles. Si no puedes hacer ciertas transacciones o desarrollar cierta aplicación en Bitcoin, puedo ver por qué Ripple o Ethereum podrían ser interesantes. Pero si de verdad quieres seguridad y estabilidad – y deberías quererlo – Bitcoin es casi la única opción, con la mayor recompensa y la mayor comunidad, y con la experiencia moderna más práctica para desplegarla en una amplia y activa red en el mundo real.

Muchas personas están tan entusiasmadas con las potenciales aplicaciones que han ignorado por completo la arquitectura del sistema en el que se iban a ejecutar. Al igual que muchas empresas de Internet suponen que Internet trabaja por su cuenta, asumen que todas las cadenas de bloques (blockchains) son lo mismo y que funcionan, pero la tecnología blockchain no es tan madura como Internet, donde eso podría ser posible. A menudo las personas que trabajan en Bitcoin son vistas como un montón de locos libertarios a los que se les ocurrió una idea genial, y muchos creen que un grupo de asesinos a sueldo, si les das el dinero suficiente, podría construir lo mismo. Los gobiernos y los bancos están poniendo en marcha todo tipo de planes sin haber pensado lo suficiente cómo realmente van a construir el libro de contabilidad seguro.

Me temo que vamos a construir algo que en la capa de aplicación se parece a lo que prometieron Bitcoin y la Blockchain, pero bajo el capó es exactamente el mismo sistema de transacción viejo sin interoperabilidad, sin que sea un sistema distribuido, que no son redes que no necesiten confianza, sin la extensibilidad, sin ser una innovación abierta, es decir, sin nada de eso excepto tal vez un pequeño incremento de la eficiencia con la nueva tecnología.

Tenemos un buen ejemplo de ello. Una de las principales ventajas de Internet era que los protocolos abiertos permitían la innovación y la competencia en CADA capa y con cada capa correctamente colocada entre las normas elaboradas por la comunidad. Esto bajó los costos y amplió la innovación. Pero en el momento en que llegamos a la construcción de la web móvil, perdimos de vista (o control) nuestros principios y dejamos que fuesen los operadores móviles los que creasen la red. Es por eso que en el Internet de línea fija no te preocupas por los costos de los datos, pero cuando cruzas una frontera, una experiencia “normal” del Internet móvil, probablemente, va a costar más que tu alquiler. El Internet móvil “se parece” a Internet, pero es una copia fea y distorsionada de la misma con sistemas de monopolio en muchas capas. Esto es exactamente lo que sucede cuando dejamos que se arrastre la capa de aplicación de la arquitectura de una manera improvisada y sin principios.

Por último, pero lo más importante, estamos quemando a aquellos desarrolladores que más necesitamos para que estén centrados en el código y la arquitectura. Muchos están abandonando o amenazando con abandonar. Muchos están completamente desanimados y agotados por el debate público. Incluso si crees que vamos a tener una nueva generación de criptógrafos financieros, éstos no se puede entrenar sin esta comunidad. Tenemos muchas personas inteligentes en todos los lados de este debate y creo que la mayoría de ellos están haciendo lo que están haciendo con buenas intenciones. Sin embargo, aquellos que desde los márgenes avivamos las llamas, haciendo declaraciones desinformadas y provocativas y fundamentalmente mostrando falta de respeto y subestimando la contribución de la comunidad Bitcoin al pasado, presente y futuro de esta innovación que posiblemente cambie el mundo, están haciendo daño.

He estado en silencio a la espera con la esperanza de que las cosas se calmasen, y puede ser que con el tiempo lo hagan. Pero veo más y más falta de información y la moda actual con la “Blockchain” que se reducen a las mismas palabras inútiles en lo que se han convertido el “IoT” (Internet de las cosas- Internet of Things o “The cloud” y me pongo triste y me enfado.

Parece como si, mientras que la comunidad de desarrollo de Bitcoin Core es sólida, el ecosistema de los grupos de interés y la comprensión de cómo se toman las decisiones y se comparte la información es aún frágil y vulnerable. Me temo que la comunicación, y ahora la brecha emocional entre los diversos grupos e individuos clave, es grande en este momento, pero creo que es imperativo que tratemos de unir a la comunidad y centrarnos en la ejecución de un plan técnico compartido que representa nuestra mejor oportunidad de un amplio consenso tanto desde el punto de vista técnico como práctico. Con suerte, podemos construir una comunidad y un proceso que es más robusto y que puede manejar los desacuerdos inevitables en el futuro de una manera menos emocional y más técnica y operativa.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *