Bitcoin: retos en la senda hacia una moneda global

3

 

Al momento en que Bitcoin fue concebido, la criptomoneda se revestía de grandes valores libertarios. Los autoproclamados criptoanarquistas creían al fin haber encontrado una divisa controlada por todos sus usuarios, regulada únicamente por las leyes de la oferta y la demanda, y emitida por los propios individuos. Todo lo cual podría resumirse de manera laxa en una sola palabra: descentralización. Es tesis del antropólogo estadounidense Marvin Harris que, en la evolución de las sociedades tribales, en la medida que la cantidad de recursos va en aumento, la tendencia a la aparición de autoridades centrales también crece.

Si se observa en retrospectiva a la comunidad bitcoin desde sus inicios y se analiza su evolución hasta el día de hoy, podría llegarse a decir que la comunidad cuando se gestaba se asemejaba a una pequeña tribu. Esto, tan solo por ser un grupo reducido de personas que comparten intereses similares. Sin embargo, con el paso del tiempo, esta pequeña tribu ha ido sumando nuevos miembros y ha tomado nuevas formas inesperadas en un primer momento.

En medio de esta diversidad, la comunidad se ha expandido en gran medida, con cada vez más personas interesadas en utilizar la moneda como tipo de cambio o depósito de valor y la tecnología para llegar a desarrollar sus propias aplicaciones de fuente abierta y emprender un negocio propio.

No es nada fuera de lo común que existan discrepancias entre las posiciones de los distintos actores dentro de una comunidad abierta, con pretensiones a relaciones de poder horizontales. Por el contrario, la diversidad de posturas tiende a nutrir el debate, ofreciendo distintas perspectivas para solucionar un mismo problema.

Con todo, en el marco de este debate, se ha hecho evidente que, en última instancia, la elección del camino que ha de tomarse queda restringida a un grupo reducido de actores dentro de la red. No es un punto a discusión que para proponer soluciones a la escalabilidad hace falta contar con ciertos conocimientos técnicos que no todos los miembros de la comunidad poseen. Por tanto, la comunicación entre aquellos que poseen los conocimientos y posiciones de toma de decisión y los demás miembros de la comunidad es un punto que ha podido mejorarse, como bien lo llegó a establecer Erik Voorhees de ShapeShift.

Aunque los desarrolladores de Bitcoin Core han creado nuevos espacios en la red para el debate sobre la escalabilidad, esto todavía no cumple con las expectativas de la comunidad. Y aunque ofrece una solución electoral, distaría de ser suficiente para alcanzar la verdadera descentralización.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *